Lagar_d_Amprius_Gewurztraminer2015_Bacchus_MedallaPlata

Medalla de Plata en Bacchus

El vino turolense Gewürztraminer de 2015 de Lagars D’Amprius obtiene la distinción Bacchus de Plata 2017 en la décimo quinta edición de la gran cita española con el mundo del vino y a la que se presentaba por primera vez.

Una convocatoria que consolida su prestigio internacional con un total de 1.751 vinos inscritos procedentes de 21 países y que supone una selección mundial de referentes vinícolas que por su calidad han sido merecedores de las distinciones que otorga la Unión Española de Catadores.

No es la primera distinción que reciben los vinos Lagar D’Amprius, el año pasado obtuvieron diplomas de plata en el “International Wine Guide Awards” los vinos Gewürztraminer 2013; Chardonnay 2014 y Garnacha 2014. Y ahora es el Gewürztraminer 2015 el que portará en sus botellas la medalla Bacchus de Plata, lo  que supone “una gran satisfacción porque es una Gewürztraminer española, más seca y más similar a la de Alsacia, que es la región originaria de esta uva. Es un orgullo que grandes expertos reconozcan sus cualidades”señala el director gerente de la bodega, Pedro Casas.

Características del Gewürztraminer 2015

Lagar d’Amprius Gewürztraminer es 100% Gewürztraminer. Las cepas, de cuatro años, son especialmente cuidadas para que se obtenga de ellas un fruto de excelente calidad, con una limitación extrema de producción de 1,5 kg/cepa. La vendimia se realiza siempre por la noche, buscando recoger la uva a la temperatura más baja posible. Es un vino que presenta una evolución positiva en la botella por lo menos durante 4-5 años.

“De color amarillo dorado, está en un momento de juventud, lo refleja a través de aromas muy frescos de lichi, uva y pera, y también con marcados aromas florales, especialmente de rosas y flor de acacia muy típicos de la variedad. Luego van apareciendo toques de melocotón y plátano, así como aromas de olivas verdes y romero. Es un vino muy especiado, con recuerdos de pimienta blanca, cardamomo y comino. En la boca es seco, de acidez media, cuerpo medio y alcohol bien integrado. El paso por boca es sabroso y muy fresco. El sabor final es largo y especiado de complejidad media-alta, con un característico sabor amargo que se mantiene y refleja la pureza de la variedad”, según describe el sumiller, Raúl Igual.

IlzeMedalla de Plata en Bacchus