Lagar_d_Amprius_Gewurztraminer_Balbino_Lacosta

Balbino Lacosta, el conocido sommelier aragonés, sobre nuestro Gewürztraminer

En el mes pasado de julio el conocido crítico, sommelier y prescriptor de vinos Balbino Lacosta tuvo la posibilidad de probar por primera vez nuestros vinos y se quedó especialmente sorprendido por nuestro Gewürztraminer. Os dejamos su opinión.

¨Bodegas Lagar de Amprius, en el corazón del Matarraña, todavía muy poco conocido por los aragoneses, ha hecho una arriesgada apuesta con viñedos de Gewürztraminer y de Chardonnay.

Viene esto a colación por el incipiente desarrollo especialmente delicado y complicado de la Gewürztraminer en estas latitudes tan al sur de Europa y tan alejadas del padre Rin.

Hasta ahora, las aventuras de esta uva germano – alsaciana, datada por los ampelógrafos en el año 1000 de la Era Cristiana en el pueblecito de Tramino en el Alto Adigio italiano, por los territorios aragoneses, no me había parecido sino un intento de llenar un hueco aromático en el reducido y estricto espacio de nuestros cortos Macabeos y nuestras cuasi desaparecidas Garnachas blancas.

El joven enólogo Navascués, paisano mío cariñenense, ha conseguido hacerme rememorar mis largas estancias en el Ortenau, distrito vinícola de Baden, donde la Gewürztraminer protagoniza el aire con sus salvajes efluvios de rosas y claveles.

¡Por fín un Gewürztraminer aragonés que se reencuentra con mi memoria episódica de mis años juveniles en Durbach!

Tenía yo a la sazón 18 años cuando aquellos viticultores me enseñaron a distinguir entre  la confusión reinante en torno a la variedad.

El Instituto de Viticultura de Baden- Baden trabajó durante años con el varietal y acabó por lograr dos uvas distintas: el Gewüztraminer y el más sencillo Traminer. Ambas desfilan juntas, pero ¡cuidado!…el tambor no es tropa.

Es la primera una uva chiquitina, especiada y picante, llena de la gracia radiante del Rin; la segunda es una uva más plebeya con menos exigencias, a la que aquí se le llama Clevner, traida por los Cruzados desde la localidad italiana de Giorvena, Clevner para los Teutones.

Más prácticos los alsacianos, decidieron unificar el nombre del vidueño en la voz Gewürztraminer, cuando en mis añorados años, se llamaba a las de calidad Gewürztraminer  y a las inferiores Traminer.

De cualquier manera, este suelo turolense ha hecho aflorar en mis recuerdos nuevas sensaciones vinícolas, además de prolongar la vida de la cepa en la botella.

Os animo a descubrir estos nuevos aromas y paladares del cáramo aragonés.¨

IlzeBalbino Lacosta, el conocido sommelier aragonés, sobre nuestro Gewürztraminer